jueves, 23 de febrero de 2012

Arañas lobo (I)

Probablemente las arañas figuran entre los animales más despreciados del mundo pero, al mismo tiempo, se encuentran entre los más fascinantes. Pertenecen, junto a escorpiones, ácaros y otros animales, al grupo de los arácnidos, el grupo más susceptible de ser incluido de forma errónea entre los insectos, aunque no lo son. Si nos fijamos bien, veremos que cualquier insecto tiene 6 patas, mientras que los arácnidos tienen 8 y nunca tienen antenas ni alas.
Quiero acercar hasta aquí a dos arañas que normalmente son conocidas por el mismo nombre común, las "arañas lobo". Por un lado, en esta entrada, os presento a Argiope lobata, la araña lobo de grandes telas, también conocida como araña tigre por su abdomen rayado. Y, en la próxima entrada, os mostraré a Lycosa tarantula, la araña lobo sin tela, pues una de sus principales características es que vive y caza desde un aujero en el suelo.

Esta Argiope lobata ha sido fotografiada en el pueblo de mi padre, Horcajo Medianero, un pueblo de la provincia de Salmanca, que limita con la de Ávila, y al que fuimos durante el otoño pasado a recoger unas moras con las que deleitarnos comiendo y haciendo un buen licor de orujo. Estábamos en plena recogida toda la familia cuando nos topamos con este ejemplar y su impresionante tela.

Argiope lobata con una mosca
Lo primero que llama la atención en esta araña es su marcado dimorfismo sexual: mientras que la hembra (en la fotografía) llega a alcanzar los 4 cm de diámetro, el macho rara vez pasa de 1 cm (en ambos casos sin contar la longitud de las patas). Tanto es así que cuesta creer que estamos viendo individuos de la misma especie cuando los encontramos sobre una misma tela. Las telas de esta araña son impresionantes, llegando a pasar del metro y medio de diámetro.

Vista ventral, donde se aprecia la glándula de la seda.
Más de una vez, en alguna excursión, algún caminante despistado se ha chocado con alguna de ellas, con el consiguiente susto originado al encontrarse con una araña de estas dimensiones que, dado que suelen ocupar una posición central en la tela, normalmente acaba agarrándose a la ropa del aterrado excursionista. Si bien la picadura no es en absoluto mortal ni reviste gravedad alguna (salvo alergias, claro está), sí es cierto que es una picadura bastante dolorosa.

Vista frontal, donde se parecian los quelíceros.
La que encontré en Horcajo Medianero se disponía a envolver una mosca entre sus telas para luego inocularle los jugos digestivos mediante los quelíceros (los "colmillos" de las arañas, normalmente usados para agarrar las presas, están vinculados en muchas especies con la glándula del veneno) Sin embargo, aunque pude presenciar casi todo el proceso, no disponía del material adecuado para grabarlo. En la foto podéis ver como "juega con la mosca".

Argiope lobata con mosca (II)
Afortunadamente, he encontrado un video en el que se muestra con total claridad el modo de ataque de la Argiope sobre... nada menos que ¡un saltamontes!. Gracias a su propietario y realizador, Jocile, que me ha dado permiso para colgarlo en el blog, podemos disfrutar de esta maravilla. Cuando lo vi, sentí que se me ponía la piel de gallina, como las primeras veces en que, de pequeño, observaba en los documentales correr a los leones tras una gacela. Os recomiendo que tengáis un poco de paciencia y que lo disfrutéis en HD, pantalla completa y con el sonido puesto... ¡merece la pena!


Y con esto, amigos, queda presentada Argiope lobata. En la próxima entrada nos veremos las caras (o mejor dicho, los ojos) con Lycosa tarantula. Gracias por vuestra atención y gracias por la calurosa acogida de la primera entrada. Espero que esta os haya gustado tanto o más que la anterior....

5 comentarios:

  1. Fantástica tu descripción y fantasticas las imágenes que acompañas. Y n o digamos el video.
    Alguna imagen mas que una araña parece una fantasmagórica nave espacial que lllega de otro planeta.
    Me imagino a tus alumnos enganchados de tus lecciones.
    -Manuel-

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tu nueva entrada. Enhorabuena!!!. La araña es un animal muy especial, me gusta (a pesar de no tener buena fama). Muchas tienen colores y formas muy curiosas y, como todos los animales son necesarias en la naturaleza. Las fotos son fantásticas y el video está genial. Gracias por mostrarnos esta "naturaleza diminuta" y enseñarnos cómo son y cómo viven estos pequeños animales que están muchas veces cerca de nosotros y que normalmente nos pasan desapercibidos. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tema muy interesante,el de estas arañas que por diminutas que sean nos aterran sin saber muy bien por qué. El video es una auténtica joya tanto las imágenes como el sonido que acompaña con su sonido tenebroso la mortaja del saltamontes.Me queda la duda de saber si la araña se lo zampó alli o si pudo trasladarlo a otro lugar.Imagino que por el peso y el volumen lo tendria muy dificil.
    Me ha encantado el trabajo de la araña que es algo asi como el de los politicos:Envolvernos a los incautos en su maraña anestesiante para "tener la fiesta en paz"Basta con observar la naturaleza para vernos en nuestro propio espejo.Un asludo Félix.

    ResponderEliminar
  4. Ernesto nos muestra en este laborioso trabajo, cómo una diminuta araña puede dominar con tanta eficaia a otro animal muy superior en volumen, pero con ehabilidad. La cruda realidad de la vida y de la naturalez viva.
    Buen trabajo, Ernesto. Continúa en esta línea deleitándonos con tus interesantes temas sobre esos diminutos seres vivos que casi siempre pasan desapercibidos a nuestra presencia; sobre todo, para los que somos profanos en la materia.
    El video es una joya que se debe cuidar, y la habilidad del autor merece un ¡hurra! D.E.P. el saltamontes....
    Por mi parte, bienvenido, Ernesto.
    Saludos. Luis

    ResponderEliminar
  5. aquí tenéis otro vídeo que hice hace unos meses.

    https://www.youtube.com/watch?v=z39CsvAD8_U

    ResponderEliminar